Supermercado en Ayacucho: una propuesta atrapada entre la resistencia e irresponsabilidad

El Frente de Defensa, un grupo sin legitimidad absoluta, decide por la mayoría de ayacuchanos apoyados en posturas radicales como paros, plantones, marchas y acciones opuestas al cambio. En Ayacucho, nunca hubo planificación concertada, y participativa. El caos en la administración pública y la ciudad es el reflejo del descuido de sus gobernantes afanados en el día a día y sumergidos en la ambición, el conformismo y la corrupción.
Plaza Vea en Ayacucho
El tiempo, nos dará respuestas. Por lo pronto el Sí a Plaza Vea, seguirá siendo un cliché.

POR JORGE LUIS ALBERTO CARHUALLANQUI

Iglesias mágicas, casonas interminables, calles estrechas, una vasta historia y leyendas que han trascendido fronteras convierten a Ayacucho en una ciudad cosmopolita llena de encantos para el visitante. En ella encontramos históricos barrios, con un rico patrimonio artístico y cultural. No hay duda que Ayacucho, es una ciudad maravillosa y desgraciadamente popular en todo el Perú, haberse opuesto a la llegada de un centro comercial.

Pero, en verdad: ¿Ayacucho ha perdido una oportunidad de desarrollo? ¿Ayacucho es un pueblo conservador y radical? ¿Por qué la calidad de servicios no ha mejorado en la ciudad? ¿Qué nos limita a la modernidad y al cambio?

Hace 15 años, Ayacucho aguarda la llegada de un centro comercial. De los muchos que abundan en Lima y otras ciudades del país. Aquellos espacios que eleven los estándares de competencia de las bodegas y los mercados, las cuales tienen la necesidad y obligación de reinventarse para continuar siendo atractivas para los consumidores, quienes se benefician ante una mejora en el servicio. Sin embargo, pese a las reiteradas pretensiones por parte de inversionistas, ello no ha cambiado la realidad del comercio en Ayacucho, donde entre empoderarse y protestar, la actitud contestataria es la decisión que predomina, para resistirse a cualquier cambio.

Hablar de Plaza Vea, un Mall o Supermercado en la ciudad, en buena medida, polariza los ayacuchanos. Los ciudadanos pro desarrollo están dispuestos a respaldar la propuesta con sus firmas, pero hay otro sector radical que se opone a cualquier tipo de cambio; allí surgen las protestas, los plantones y paros.

A pesar del tiempo, quien no desfallece en ese sueño de lograr “el desarrollo para su pueblo” es César León Guerra, presidente de la Asociación Civil por el Desarrollo de Ayacucho, quien, en una reciente conversación, al tocar el tema, manifestó: “No he tirado la toalla, el sueño sigue pendiente por el bienestar de mi pueblo, un centro comercial tiene que llegar a Ayacucho”.

La novela Supermercado en Ayacucho, nace en octubre del 2008, cuando Supermercados Peruanos S.A. “Plaza Vea” le propuso a la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga (Unsch) suscribir un contrato de sesión y uso de 31 mil 904 metros cuadrados en los terrenos de la residencia y comedor universitario. Durante 40 años, la Unsch iba a percibir un pago anual por el alquiler de 344 mil 344.563 dólares americanos. Pero la propuesta no prospero.

En el 2010, el colectivo “Pro Plaza Vea” encabezado por León Guerra, logró recaudar 24 mil 100 firmas que respaldaban la propuesta. El entonces rector de la Unsch, Jorge Del Campo, las recibió y pese a mostrarse a favor del ingreso de un centro comercial dejó la propuesta en manos del Consejo Universitario, quien determinó que cada facultad debería discutir y elevar la propuesta colegiada; sin embargo, solo algunas facultades plantearon renegociar la propuesta y otras se opusieron.

TE PUEDE INTERESAR: Inician recojo de firmas para respaldar ingreso de Centro Comercial a Ayacucho

Ante la reiterada negativa por parte de las autoridades de la Unsch; en el 2012, la empresa constructora Urbi S.A.C. planteó construir un supermercado con un presupuesto de 18 millones de dólares en el terreno de 18 mil metros cuadrados del estadio Leoncio Prado de propiedad de la Institución Educativa Mariscal Cáceres. Allí se proyectaba el funcionamiento de tres locales de la cadena de cines Cineplanet, tiendas de Ripley, Plaza Vea, Oeschle, locales bancarios, entre otros espacios de esparcimiento y negocios.

Como parte de negocio, los inversionistas plantearon beneficiar a la comunidad mariscalina con la construcción de un estadio con capacidad de más de 25 mil espectadores; además, del pago de 20 mil dólares mensuales y otros ingresos adicionales, durante 30 años.

Hasta el 2015, la residencia universitaria y el estadio Leoncio Prado, fueron los principales terrenos en el radar de los inversionistas, según el estudio de mercado efectuado por sus equipos consultores. El silencio, el temor a arriesgar de los decisores agotó las pretensiones.

En el 2018, Supermercados Peruanos SA volvió a la carga y presentó una propuesta a la Unsch. Esta vez plantearon la construcción del “Centro Comercial Pastos” en los terrenos del “Programa de Investigación de Pastos y Ganadería” de la Facultad de Ingeniería Agrícola.

Pero, el rector, Homero Ango, repitió la postura de su antecesor y tras recibir la propuesta determinó que el consejo universitario decida. “La evaluación es de ellos, yo no tengo ninguna atribución” dijo la autoridad universitaria, quien luego terminó renunciando ante la intensión de vacancia por parte de la máxima instancia universitaria. Aquella vez la propuesta también fue respaldada con firmas recolectadas por Asociación Civil por el Desarrollo de Ayacucho.

Pos pandemia, en el 2022, la empresa Innovación Urbana (URBI) presentó una propuesta dirigida al director de la Institución Educativa Mariscal Cáceres, Félix Valer Torres, para el alquiler del complejo deportivo Leoncio Prado. Ofrecieron pagar 100 mil soles mensuales, y volvieron a ofrecer la construcción de un campo deportivo con miras a los Juegos Bolivarianos 2024. La propuesta fue expuesta a los padres de familia de la institución, pero tampoco llegó a buen puerto.

PUEDES VER I Real Plaza: Revelan maqueta para la construcción de estadio y supermercado

Para muchos, la ausencia de un centro comercial en la ciudad, es una oportunidad perdida. “Ayacucho sigue siendo un pueblo atrapado en el tiempo, que no sabe aprovechar su riqueza histórica, ni las oportunidades que se les presenta” comentó un ciudadano en el hilo telefónico de radio La Poderosa.

Pero quién es el real responsable de la ausencia de un Mall en Ayacucho: ¿Las autoridades políticas? ¿El rector de la Unsch y los directores del MC? ¿El Frente de Defensa? ¿Los empresarios que no han sabido negociar debidamente su propuesta?

Para el politólogo, Lincoln Onofre Lagos, la ausencia de un plan de ordenamiento y desarrollo urbano participativo que oriente y descentralice las potencialidades del territorio ayacuchano es el gran problema. Ello involucra directamente a las autoridades políticas.

“Si vemos el mapa de la ciudad, esta se construye bajo la lógica de las necesidades y el desgobierno. Los mecánicos, quizá son de los pocos que tienen un “orden” concentrado en tres puntos de la ciudad” comenta.

Onofre Lagos, considera que las autoridades no se involucran en el tema por falta de visión e interés de lograr una planificación colectiva de la ciudad. “Necesitamos líderes que concilien los puntos de vista de los empresarios, pero también de las organizaciones” comenta al advertir que, en ese tipo de escenarios, donde nadie se mueve, el Frente de Defensa del Pueblo de Ayacucho (Fredepa) aparece en escena y se posiciona como “opositor” al desarrollo.

“Si tuviéramos en claro dónde se instalarán las industrias y las actividades que rentabilizan a la ciudad; posturas como las del Fredepa tendría menos resistencia al cambio o su demanda sería un tema secundario”

En los últimos 15 años, en Ayacucho, las posturas pro desarrollo no ha podido ganar terreno a la posición radical de algunas organizaciones. El Fredepa, por ejemplo, con su papel protagónico obtiene legitimidad entre sus miembros; pero, al mismo tiempo, no tiene presencia y un sólido posicionamiento en la ciudad.

Por ahora resulta utópico pensar en una ciudad planificada y ordenada, donde las oportunidades de inversiones tendrían más estabilidad y seguridad. Ayacucho, podría lograr una mayor inversión de la que se demanda con un Mall, pero se tendría que pensar a largo plazo con las reglas de juego claras.

Las discotecas, -por ejemplo-, pagan coimas para que se mantenga este desorden en la ciudad, porque – los decisores- le encontraron rentabilidad en el caos y viven el día a día. Un inversionista serio no tiene ese perfil – de coimero-, él invierte donde encuentra las condiciones claras y asegure su inversión a largo plazo.

Sobre este debate añejo, Liliana Marquina Vásquez, en su tesis: “Las motivaciones de la resistencia a la implantación de un supermercado: “Plaza Vea” en la ciudad de Ayacucho, Perú. 2008 – 2018” asegura supermercado no es desarrollo y resalta la existencia de una resistencia latente en Ayacucho promovida principalmente por el tridente: los comerciantes de los mercados, Federación Universitaria de la Unsch y el Fredepa, quienes se resisten con mayor énfasis por su preocupación a la afectación del comercio local en los mercados de abasto.

Marquina Vásquez, concluye que, en Ayacucho, está vigente los ideales de desarrollo inventados en otros entornos dominantes y economicistas, bajo una concepción, que considera a unas sociedades como superiores, industrializadas, avanzadas y modernas. Bajo las cuales aún se juzga a la sociedad ayacuchana, por la que se considera al supermercado o Plaza Vea como el camino hacia esta realidad, una realidad que se muestra como exquisita, moderna, paradisiaca, y que superará todos los problemas de desempleo, falta de tecnología, delincuencia, pobreza.

“El desarrollo debería implicar que las personas vivan en un equilibrio con su medio ambiente, seguros de sí mismos y labrar un camino bajo sus propios ideales” Liliana Marquina.

Pero a pesar del tiempo, muy pocas cosas han cambiado. Por ello, César León considera que el radicalismo del Fredepa a quien califica como “Frente de Atraso del Pueblo” no conduce a nada bueno, pues la residencia y el comedor de estudiantes, el estadio Leoncio Prado, el programa de Pastos, -15 años después- siguen abandonados a su suerte, sin ningún proyecto de mejora o de intervención en un corto, mediano y largo plazo.

Todas las posturas se respetan. Pero hay un problema constante, en Ayacucho, que no ha podido revertirse en los últimos años: la informalidad laboral, y los bajos ingresos de los trabajadores en Ayacucho

Según la data del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), durante el primer trimestre de 2023, la tasa de informalidad se disparó a 74.8%, dejando así que los empleados capacitados a nivel técnico y/o universitario no puedan contar con las prestaciones que ofrece la ley peruana de trabajo. Esto imposibilita que las familias cuenten con seguro social y demás servicios básicos indispensables.

Actualmente, el índice de desempleo en Ayacucho es de 9.3%, mientras que el ingreso promedio mensual de un trabajador es de S/1,565. Los hombres (S/1,778) generan hasta S/480 más que las mujeres en 2023, debido a que la remuneración mensual de la población femenina apenas supera el sueldo mínimo (S/1,297).

La informalidad afecta a la ciudad, debido a la falta de oportunidades para constituir empresas formales de manera rápida y eficaz. Según el exministro de economía, Luis Miguel Castilla, la carencia de políticas públicas claras, el incumplimiento de promesas de campaña y la falta de voluntad política para tratar los verdaderos problemas y necesidades de la población sumergen a la región Ayacucho en inflación, informalidad y desempleo, condiciones que no garantizan el crecimiento económico.

NOTAS VINCULADAS: Encuesta de empleo: Ayacucho tiene 88.6% de informalidad laboral y menores ingresos

Por ahora las pretensiones de los inversionistas siguen latentes; y el problema central es la disponibilidad de un terreno. Algunos personajes, con intereses detrás, han querido politizar el tema bajo el papel de “gestores”, sin mayor respaldo, ni una propuesta real al respecto.

El tiempo nos dará respuestas. Por lo pronto el Sí a Plaza Vea, seguirá siendo un cliché.

Leer más: Supermercado en Ayacucho: una propuesta atrapada entre la resistencia e irresponsabilidad Leer más: Supermercado en Ayacucho: una propuesta atrapada entre la resistencia e irresponsabilidad

Loading

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts