Ayacucho debe fortalecer la gestión pública [OPINIÓN]

Según el Reporte de Obras Paralizadas publicado por la Contraloría General de la República al mes de agosto, Ayacucho tiene 120 obras paralizadas que representan un costo actualizado de S/ 550 millones. Este valor la convierte en la cuarta región con mayor número de obras paralizadas.
Luis Miguel Castilla
Ayacucho debe fortalecer la gestión pública

Luis Miguel Castilla I Director ejecutivo de Videnza Instituto

Se ha generado una importante discusión en el país por la ineficiencia del Estado para ejecutar el presupuesto de inversión pública entrando al último trimestre del año. Encarar estas deficiencias se torna urgente para enfrentar una economía en recesión producto de la convulsión social, los fenómenos climatológicos y la desconfianza empresarial. La caída de la demanda interna, especialmente de la inversión privada, no ha logrado ser compensada por la política fiscal expansiva adoptada en el marco del programa Con Punche Perú.

En concordancia con la recesión a nivel nacional, Ayacucho presentó una variación negativa de 0.7% en el segundo trimestre a raíz de la contracción de los sectores agropecuario y minero. Si bien la caída de la producción es menor que la registrada a inicios de este año, la tendencia sigue siendo negativa desde el tercer trimestre del 2022.

No obstante, y a diferencia de lo ocurrido a nivel nacional, el sector de la construcción ha tenido un buen desempeño, habiendo aumentado 22.3% en el segundo trimestre. Esto ha sido gracias a la evolución positiva de la inversión pública. De hecho, al 30 de septiembre, la ejecución de la inversión pública en Ayacucho a nivel del Gobierno regional y municipales fue de 56.5% y 44.7%, respectivamente. Este resultados convierten a la región en la tercera que mejor ejecuta su presupuesto en el nivel de Gobierno regional, solo atrás de Arequipa y Junín, y la sétima a nivel de los Gobiernos locales.

Sin embargo, para evaluar la calidad de la gestión pública, además de la capacidad de ejecución, es necesario hacer un seguimiento a los sobrecostos y el grado de atraso de los proyectos de inversión pública. De las diferentes modalidades de ejecución, los proyectos de asociación público-privada (APP) en Ayacucho presentan los mayores sobrecostos. En promedio, su costo actualizado fue 63% mayor que el monto aprobado al momento de la declaración de viabilidad. En el caso de proyectos ejecutados por administración directa, el sobrecosto ascendió a 23%, y para los proyectos realizados bajo el amparo de la Ley de Contrataciones del Estado (LCE), a 14%. Como referencia, en Cusco la modalidad de ejecución de proyectos con mayores sobrecostos fue la administración directa.

En Ayacucho, los proyectos de inversión pública con retrasos superan el 80%. Salvo los que se ejecutan bajo la modalidad de APP, todo el resto muestra retrasos. Así, los proyectos realizados con núcleos ejecutores tienen 1232 días en promedio de demora, seguidos por los que se realizan por administración directa (978 días) y LCE (882 días). En contraste, aquellos bajo la modalidad Obras por Impuestos muestran los menores retrasos: 425 días en promedio.

De otro lado, según el Reporte de Obras Paralizadas publicado por la Contraloría General de la República al mes de agosto, Ayacucho tiene 120 obras paralizadas que representan un costo actualizado de S/ 550 millones. Este valor la convierte en la cuarta región con mayor número de obras paralizadas. De todas ellas, entre las que son responsabilidad del Gobierno nacional la principal es el proyecto Acari – Bella Unión II etapa de construcción de la represa de Iruro, por un monto de S/ 197 millones. En el Gobierno regional, la principal obra paralizada es el puente vehicular Ccanchi sobre el río Pampas, distrito de Chungui, provincia de La Mar, por S/ 25 millones. A nivel de los Gobiernos locales, la principal obra paralizada es el proyecto de mejoramiento y ampliación de los sistemas de agua potable, alcantarillado y tratamiento de aguas residuales en la localidad de Llochegua, distrito de Huanta, por S/ 27 millones.

Aun cuando la mayoría de las autoridades ayacuchanas han tenido una mejor gestión que sus pares en otras regiones, urge encarar el persistente problema de sobrecostos, atrasos y obras paralizadas que empañan la gestión pública. Para ello, se requiere profesionalizar la gestión pública a partir de la carrera meritocrática; una planificación prospectiva del desarrollo sectorial y territorial para complementar las intervenciones de los tres niveles de gobierno; migrar hacia modelos de ejecución más eficientes y transparentes; y lograr una supervisión integrada de todas las fases del ciclo de inversión pública. Estas tareas son responsabilidades compartidas en los tres niveles de Gobierno y demandan la atención al más alto nivel para, no solo conformarse con una ejecución mejor que el promedio nacional, sino apuntar a una que sea eficiente y logre impactar favorablemente en la calidad de vida de los ayacuchanos.

Loading

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts