La nación Asháninka y las amenazas globales de nuestra década [OPINIÓN]

A una sola voz por el desarrollo humano, económico, político, cultural, social y deportivo del Vraem
Alexi Avilez, opinion 06 setiembre

Alexi Avilez Gutiérrez I iidhea@gmail.com

Pacha kawsayninchiqqa allintam chaninchana hina uywakunata, mallkikunata yunka kawsaqkunapas, llapa unquykunam purun uywakunamanta chiqirikun chaymi manam allinchu runakunapaqa. Unay watakunañam kaytaqa yachanchik. El costo de afrentar la diversidad biológica, o sea, la destrucción masiva de la flora y fauna en las selvas, produce las enfermedades de origen animal y es una de las amenazas globales de nuestra década, al respeto (Diaz, 2021) señala: “Existen 1,7 millones de virus aún no descubiertos en mamíferos y aves, de los cuales hasta 827.000 podrían tener la capacidad de infectar a los seres humanos”; en esa misma línea (Peñas, 2020) dice: “la salud no entiende de fronteras”, el virus se comporta igual en todo el globo terráqueo, de la misma manera, para la (ONU, 2020): “La salud humana, animal y ambiental debe considerarse una sola para prevenir la próxima pandemia”, hipótesis y doctrina que tiene analogía con la historia del virus del Sida (VIH), de la gripe aviar y ahora la del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 (Covid19), por lo menos es la versión pública, que podamos no estar de acuerdo es hermenéutica.

Ilustración: Alexi Avilez

El Covid19, de un vampiro chino, que mutó y afectó a los seres humanos. Esa es una versión, la otra habla de un virus modificado en laboratorio y esparcido en la ciudad de Wuhan, durante un encuentro internacional de bandas militares musicales. A la segunda interpretación la hace creíble el hecho de que ya sería la tercera vez que un virus desarrollado en laboratorios, es diseminado subrepticiamente y todos con algún interés particular. El primero fue el Sida (VIH), destinado a afectar a las comunidades de homosexuales, negros y pobres, el virus original atacaba a los monos y hasta ahora no tiene cura; el segundo el de la gripe aviar, producto de la manipulación de un virus que afecta a las gallinas, el medicamento salió antes que se produjera el primer brote, poniendo en evidencia a sus creadores (Avilez, 2021).

Por ello, las comunidades tribales y la nación Asháninka afincados en el Vraem, señores y guardianes de la diversidad biológica, continuadores de los guerreros Wari, luego de escuchar la invitación a sus detractores por el presidente Pedro Castillo: “Yo invito a estos señores que están pregonando tantas cosas y que están tildando a los ministros de tantas cosas, vamos a debatir en el mismo corazón del Vraem. A los congresistas, vamos al Vraem a debatir sobre la gran crisis y los problemas que tiene el país” (La República, 2021). Ofrecen el I Congreso Asháninka del Vraem, como escenario para este hecho histórico, que también tiene relación directa con su discurso del 28J donde ofrece la construcción de un hospital de medicina tropical, que en este caso seria el Instituto de enfermedades tropicales para la industrialización de anestésicos locales derivados del diecisieteavo alcaloide dela COCA hoja sagrada.

Convocatoria que debe ser escoltado por la población, lideres y autoridades de los 18 distritos del Valle río Apurímac, Ene y Mantaro, a una sola voz por el desarrollo humano, económico, político, cultural, social y deportivo del Vraem. Presidente Pedro Castillo, el 25 y 26 de septiembre nos encontramos en Chirotiari, anexo de Gran Shinungari, distrito de Pichari, Provincia de La Convención, departamento de Cusco; que más o menos es el corazón del Vraem.

Loading

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Piden respetar democracia e instituciones
Read More

Movimientos regionales llaman a la defensa de la democracia, institucionalidad y descentraliación

En comunicado advierten una dictatorial tendencia recentralizadora que pretende manejar todo desde el Pode Ejecutivo, relegando las funciones asignadas por la Constitución y la Ley a los Gobiernos Regionales y Municipales, situación que es apoyada por el Congreso a quien califican de un cómplice silencio.