No hay tiempo que perder [OPINIÓN]

Esta caída tendrá consecuencias en desnutrición crónica y anemia, a corto plazo afectará el desarrollo infantil temprano y, a largo plazo, impactará en la competitividad del país.
Janice Seinfeld

Janice Seinfeld, fundadora y presidenta del Directorio de Videnza Consultores

Durante la peor etapa de la pandemia, en el Perú se optó por cerrar la atención en los establecimientos de salud del primer nivel. Es decir, adonde primero recurrimos para resolver nuestros problemas de salud, como postas médicas y centros de salud. Unos de los principales afectados de esta medida fueron los niños, porque limitó los controles de crecimiento y desarrollo (CRED).

Estos chequeos periódicos buscan proteger a niños y niñas de enfermedades, detectar tempranamente cualquier riesgo en su salud, así como brindar a los padres o cuidadores consejería en lactancia, alimentación complementaria y otros temas de crianza. Por eso, durante los controles CRED se evalúa peso y talla, habilidades psicomotoras, se administra vacunas según el esquema vigente, se entrega suplementos de hierro (gotas o jarabe, según la edad), se descarta enfermedades como la anemia y la parasitosis, y si el médico le encuentra alguna alteración (problemas visuales, auditivos o de salud oral) lo deriva al profesional especializado.

Las citas del CRED se programan según edad. Así, para los recién nacidos (de 0 a 29 días), la cita es semanal. Entre el primer mes y los 11 meses, la cita es mensual. Entre el primer año y los 2 años, la cita es cada 2 meses. Entre los 2 y 4 años, la cita es cada 3 meses. Entre los 5 y 11 años, la cita es cada 6 meses.

En el 2020, dada la crisis sanitaria que estábamos atravesando, solo uno de cada diez menores de 36 meses tuvo CRED completo para su edad, un retroceso de más de ocho puntos porcentuales en comparación con el 2019, que ya presentaba cifras preocupantes. Y en 2021, esta tendencia se mantuvo. Esta caída tendrá consecuencias en desnutrición crónica y anemia, a corto plazo afectará el desarrollo infantil temprano y, a largo plazo, impactará en la competitividad del país.

Según el Observatorio del Bicentenario de Videnza Instituto (https://propuestasdelbicentenario.pe/observatorio), el porcentaje de niños y niñas menores de 36 meses con CRED completo en Ayacucho en el 2017 era de 25%. En el 2018 subió a 34%, y en el 2019 se mantuvo en 32%. Pero con la pandemia bajó a 15.8% en el 2020 y, lo más preocupante, llegó a solo 11.6% en el 2021. ¿Cuál fue el promedio nacional ese año? ¡6%! Es decir, miles de niños en nuestro país están creciendo con serias desventajas en su desarrollo. El departamento con mayores niveles de CRED en el 2021 fue Huánuco, con 29.4%. El peor, Lambayeque, con 1%.

Necesitamos actuar rápidamente para revertir la caída de los CRED. Preguntemos a nuestros familiares y conocidos si les han realizado este control a sus hijos. Si tenemos pequeños en casa, no lo posterguemos ni un día más. Atender adecuadamente a nuestros niños es asegurarles un mejor mañana.

Loading

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts